Cali

Diario más prestigioso de EE. UU. exalta labor de Alcalde de Cali en seguridad

Noviembre 25 de 2014

Guerrero es una vez más Alcalde de Cali, y una vez más la tasa de homicidios está cayendo, dice el diario más prestigioso de Estados Unidos, el New York Times, en un artículo publicado esta semana, escrito por Tina Rosenberg, periodista ganadora del premio Pulitzer.

Guerrero es una vez más Alcalde de Cali, y una vez más la tasa de homicidios está cayendo, dice el diario más prestigioso de Estados Unidos, el New York Times, en un artículo publicado esta semana, escrito por Tina Rosenberg, periodista ganadora del premio Pulitzer.

En su relato, Rosenberg describe el proceso que siguió el médico Rodrigo Guerrero Velasco al crear el método que llevó en las dos administraciones en las que él ha estado al frente de los destinos de la ciudad, para lograr que la tasa de homicidios cayera en forma drástica, luego de que esta se desbordara.
“En 1983, hubo 23 homicidios por cada 100.000 personas en Cali. Diez años después, la tasa había llegado a 120, y algunos conteos lo ponen un poco más alto. Eso es más del doble que la tasa de homicidios jamás alcanzada en Detroit, la ciudad más peligrosa de cualquier país desarrollado, que alcanzó su punto máximo en 1993 en el 57,6.
Pero la delincuencia en Cali cambió después de que Rodrigo Guerrero se convirtió en alcalde”, sostiene Rosenberg al iniciar su relato.
Para sustentarlo, la columnista del New York Times describe detalladamente los antecedentes de la violencia que había en Colombia y particularmente los de Cali, y las medidas que Guerrero adoptó para contrarrestarla: “La tasa de homicidios disminuyó. Desde su pico de 120 en 1994, se redujo a 80 en 1997. Los homicidios también se redujeron en Bogotá y Medellín, que adoptaron el programa de Cali”, escribe la ganadora del Pulitzer.
En su columna, Rosenberg detalla cómo el médico aplicó sus conocimientos para tratar la violencia en su ciudad y de cómo ese trabajo se ha replicado con éxito en otras latitudes.
“Con sus antecedentes médicos, utilizó un enfoque epidemiológico para rastrear realmente abajo y definir el problema, recopilar datos fiables y desarrollar intervenciones basadas en los datos", es uno de los tantos testimonios que la periodista recopiló y pudo constatar.
De ahí que Rosenberg destaque cómo el trabajo de Guerrero ha sido reconocido internacionalmente. “Después de salir de la oficina (luego de su primera administración), Guerrero extendió sus métodos alrededor de América Latina y otras partes del mundo. En septiembre (2014) se convirtió en el primer ganador del Premio Roux”.
Es por esto que –dice la columnista- Bogotá nunca vaciló en ejecutar el programa creado por el médico Guerrero. En la capital colombiana la tasa de homicidios, que era más de 80 por 100.000 en 1993, “es de 16,7 por 100.000 en la actualidad”.
Sin embargo, la periodista también expone por qué los resultados del trabajo del actual mandatario de Cali no se ha mantenido. “Alcaldes después de Guerrero desmantelaron casi todo el programa y la tasa de homicidios se subió otra vez”.
Y en su artículo concluye: “Pero Guerrero es una vez más el alcalde de Cali, y una vez más, la tasa de homicidios está cayendo. Este año se está en camino de caer más de un 30 por ciento, lo que lo pondría en menos de 60 por 100.000”.
Vea el artículo completo del New York Times en el archivo adjunto o dé clic en el enlace siguiente:
http://opinionator.blogs.nytimes.com/2014/11/20/colombias-data-driven-fight-against-crime/?_r=0
Lucha por datos de Colombia contra el crimen
Por Tina Rosenberg

Un lunes en el año 1988, el periódico El Mundo de Medellín, Colombia, informó, como lo hizo todos los lunes, de las muertes violentas en la ciudad de dos millones de personas el fin de semana. Un artículo hace una descripción hora a hora de las muertes por la noche del sábado al domingo por la noche era notable para, entre otras cosas, la habilidad del periodista en la búsqueda de diferentes formas de denunciar un asesinato.
"Alguien se llevó la vida de Luis Alberto López a punta de cuchillo ... Luis Alberto Patiño dejó de existir con una bala en la cabeza ... Mario Restrepo apareció muerto ... Una persona no identificada murió Néstor Alvarez con tres disparos". En la presentación de informes de 27 asesinatos diferentes, el autor reiteró su fraseo solo una vez.
Colombia siempre ha sido un país violento, pero después del asesinato en 1948 de Jorge Eliécer Gaitán, un político que amenazaba con romper el dominio de la oligarquía, cientos de miles de personas perdieron la vida en los próximos cinco años. Los asesinatos se debieron a las batallas de tierra arrasada entre los dos principales partidos políticos - las dos partes de las clases altas, cuya principal diferencia era su nombre. La violencia adquirió mayúsculas y llegó a ser conocido como La Violencia.
La violencia política engendró a otros tipos de violencia. Los asesinatos fueron peores en el campo y millones huyeron a las ciudades, que se convirtieron en grandes asentamientos de las amarras, las multitudes sin comunidad - un caldo de cultivo para la delincuencia-. El sistema judicial y la policía se rompieron por completo durante La Violencia. Si bien la mayor parte de la violencia se detuvo después de un golpe militar y luego de un pacto entre los dos partidos, el gobierno nunca recuperó su legitimidad ni aquellas instituciones su fuerza.
Las edades oscuras regresaron con el auge de la cocaína en la década de 1970. A fines de 1980 y principios de 1990, la principal causa de muerte en varias de las principales ciudades de Colombia fue el homicidio. El más mortal e infame fue Medellín, pero esto también era cierto en Cali.
En 1983, hubo 23 homicidios por cada 100.000 personas en Cali. Diez años después, la tasa había llegado a 120, y algunos conteos lo ponen un poco más alto. Eso es más del doble que la tasa de homicidios jamás alcanzada en Detroit, la ciudad más peligrosa de cualquier país desarrollado, que alcanzó su punto máximo en 1993 en el 57,6.
Pero la delincuencia en Cali cambió después de que Rodrigo Guerrero se convirtió en alcalde.
¿Qué hizo Guerrero para hacer más seguro a Cali? fue notable, ya que trabajó, y debido a la novedad de su estrategia. Antes de convertirse en alcalde, Guerrero no era un político, sino un epidemiólogo entrenado en Harvard que fue presidente (rector) de la Universidad del Valle en Cali. Se dedicó a prevenir el asesinato, igual como un médico previene la enfermedad. O como los trabajadores de salud pública están haciendo ahora para detener la propagación del ébola, Guerrero lo hizo en Cali para detener la propagación de la violencia.
Aunque sus ideas ahora se han utilizado en decenas de ciudades de América Latina, que vale la pena volver a visitar, ya que no se utilizan en los lugares que más los necesitan. Los lugares más violentos de América Latina son Honduras, El Salvador y Guatemala - de hecho, se encuentran entre los países más violentos del mundo que no están en guerra. La ola de migración de los jóvenes a los Estados Unidos es de estos países, y los refugiados están huyendo en gran medida de la violencia.
Un pequeño municipio en El Salvador, Santa Tecla, ha empleado estrategias de Cali desde hace unos 10 años, y la tasa de homicidios ha bajado allí. Pero Santa Tecla es una anomalía. La mayor parte de las ciudades de la región no han tratado de hacer lo que Guerrero hizo - y ellos son no proteger a sus ciudadanos.
"Fue uno de los pioneros", dijo Mayra Buvinic, quien en la década de 1990 era el jefe de la división de desarrollo social y principal asesor sobre la violencia en el Banco Interamericano de Desarrollo. "Con sus antecedentes médicos, utilizó un enfoque epidemiológico para rastrear realmente abajo y definir el problema, recopilar datos fiables y desarrollar intervenciones basadas en los datos".
Era notable para centrarse incluso en la prevención en todos. "Esa no era la tradición en América Latina", dijo Buvinic. "Hasta entonces, las personas tratadas con violencia era punitiva. Este fue un enfoque más inteligente".
Después de salir de la oficina (luego de su primera administración), Guerrero extendió sus métodos alrededor de América Latina y otras partes del mundo. En septiembre (2014) se convirtió en el primer ganador del Premio Roux - un premio de 100.000 dólares propuesto por el Instituto para la Métrica de Salud y Evaluación para el uso de la evidencia para mejorar la salud pública.
Cuando Guerrero se convirtió en alcalde en 1992, la sabiduría convencional era que la gran mayoría de asesinatos de Cali surgió de las disputas por el tráfico de cocaína - en el momento, el Cartel de Cali se apoderaba del Cartel de Medellín en el control del tráfico de cocaína.
Pero Guerrero no asumió, midió. La policía, los tribunales y las demás instituciones que contaban asesinatos vinieron todos con diferentes figuras. Guerrero tenía reuniones semanales con estos grupos y los investigadores académicos para encontrar cifras más precisas. Luego se asignan los homicidios de tiempo y el vecindario.
Eso tomó alrededor de un año - y su mandato fue solo dos años y medio - pero encontró algo importante: las muertes se concentran los fines de semana, especialmente los fines de semana de día de pago. (En la víspera de su primer Año Nuevo como alcalde, hubo 22 homicidios en una noche.) Lo mismo ocurrió en Medellín, que fue la razón por periodistas de sucesos de El Mundo necesitan docenas de maneras de describir la muerte violenta, como los esquimales se dice que tienen para la nieve.
"Las cosas que suceden en el fin de semana en nuestro país a menudo se asocian con el alcohol", dijo Guerrero. Así Cali comenzó a mirar de alcohol en la sangre de las víctimas (algunos autores fueron capturados) - y encontró que un gran porcentaje de las víctimas tenía niveles muy altos. "Mi hipótesis inicial era que este era el tráfico de drogas", dijo. "Pero los traficantes no iban a esperar a los fines de semana para resolver sus conflictos - y obtienen sus víctimas borrachos".
La tasa de asesinatos astronómico fue relacionada con el tráfico de cocaína, Guerrero llegó a la conclusión - pero solo de manera indirecta. La cocaína crea perturbaciones sociales e intensificó una cultura ya violenta. "El tráfico de drogas era como el VIH", dijo Guerrero. "Esto interfiere con los mecanismos de defensa - en este caso la policía y la justicia." Esas instituciones fueron corrompidas y degradadas hasta el punto que prácticamente nadie les prestó (dio) una pena por asesinato - un sospechoso fue identificado en solo 3 por ciento de los homicidios y condenado en un pequeño porcentaje de las personas.
Guerrero prohibió la venta de alcohol después de la 1:00 a.m. en días de la semana y hasta las 2:00 a.m. los viernes y sábados. (A las 2:00 a.m. se considera que es un cierre temprano, dicen muchos sobre este problema.) Tal como esperaba, los propietarios de bares - y clientes del bar - objetaron. Guerrero pidió a los dueños de los bares probarlo durante tres meses, pero el éxito fue evidente casi al instante. Los efectos fueron lo suficientemente grandes como para superar las objeciones.
El otro decreto prohibió la portación de armas de fuego - forzada por los puestos de control y los cacheos - los fines de semana y días de fiesta de día de pago. El ejército, que tenía el monopolio en la fabricación y venta de armas, luchó (se opuso) a la ley (local). Pero una vez más, el éxito fue persuasivo. Los investigadores compararon los días de prohibición de armas con días similares con ninguna prohibición en Cali y en Bogotá, que replicó el programa. Ellos encontraron que los barrios con la prohibición tuvieron 14 por ciento menos de homicidios en Cali y el 13 por ciento menos que en Bogotá barrios sin restricciones.
Juntos, estos dos Decretos cortan la tasa de homicidios en los que se instituyeron en un 35 por ciento.
Había más: Dado que los datos mostraron que una gran mayoría de los delincuentes eran menores de 24 años, Guerrero instituyó un toque de queda para los jóvenes en los barrios de alta criminalidad, 11:00 p.m. a 5:00 a.m. los fines de semana.
Cali también trató de mejorar sus operaciones policiales. El Alcalde dispuso una reunión semanal de los jefes de todos los departamentos relacionados con la aplicación de la ley. Juntos, se analizaron las estadísticas de violencia de la semana anterior y los planes ajustados en consecuencia - una primera versión de de CompStat?, los datos de la ciudad de Nueva York y el sistema de rendición de cuentas que fue tan eficaz en la reducción de la delincuencia en la década de 1990. El Gobierno Nacional estableció brigadas especialmente entrenadas y equipadas para investigar los crímenes en Cali, y la tasa de los autores que identifican pasó de un 3 por ciento a 18 por ciento.
La ciudad estableció programas para ayudar a los agentes de policía a terminar la escuela secundaria - solo la mitad de la fuerza lo había hecho. Construyó casas atractivas para los oficiales, con la esperanza (hasta inútil) que iban a ser más resistentes a los sobornos de los traficantes. Además, la ciudad convocó a diversas organizaciones de la ciudad - el trabajo, los negocios, la iglesia y otros - para diseñar programas para reducir la violencia urbana. A sugerencia de la comisión, Cali creó una agencia de la ciudad llamada Desepaz, un acrónimo para el desarrollo, la seguridad y la paz. Desepaz intentó crear conexiones cívicas para acercar el gobierno a la gente. Se establecieron oficinas en los barrios más peligrosos, que ofrecen asistencia jurídica, mediación y abogados y trabajadores sociales expertos en violencia familiar. Los departamentos de policía comenzaron a reunirse con los residentes para escuchar sus preocupaciones.
La tasa de homicidios disminuyó. Desde su pico de 120 en 1994, se redujo a 80 en 1997. Los homicidios también se redujeron en Bogotá y Medellín, que adoptaron el programa de Cali.
¿El Programa de Guerrero fue el responsable de la caída? Es difícil separar los efectos del programa de factores externos, como la economía, la guerra de guerrillas de Colombia y el narcotráfico (la mayoría de los jefes del cartel de Cali fueron capturados en 1995, lo que podría reducir de cualquier manera en el homicidio). Pero la reducción en homicidios en estas tres ciudades era mucho mayor que en el resto del país.
Es difícil decir qué partes eran responsables. Hay fuertes indicios de que las restricciones de armas y alcohol trabajadas, pero el hecho de que la tasa global de Cali no empezó a caer hasta 1994 indica que otras piezas del programa - que eran más lentas de implementar y no dio resultados inmediatos - importaba también.
Guerrero pasó a difundir sus ideas. Trabajar con la Organización Panamericana de la Salud y el Banco Interamericano de Desarrollo, tomó sus métodos epidemiológicos a otros 18 países.
"El enfoque era muy bajo costo y pragmático", dijo Joan Serra Hoffman, un especialista de alto nivel en la delincuencia y la prevención de la violencia en América Latina y el Caribe del Banco Mundial. "Se podía ver que fue concebido por alguien que era un académico y un responsable político. Puede ser totalmente operativo por entre $50.000 y $80.000".
El registro de las otras ciudades era mixta, que era de esperar; aplicación local es todo. Buvinic dijo que los mejores resultados se dieron en las ciudades con los mayores índices de violencia - la fruta madura. Guerrero cree que la clave era tener líderes que estén dispuestos a dejar guiar la evidencia de sus decisiones. "Es mucho más fácil dejar que la política le indican cómo utilizar la información que recoja", dijo.
Tal vez el escaparate de las ideas de Guerrero no es Cali, pero Bogotá, que nunca vaciló en su ejecución del programa. Tasa de homicidios de la ciudad, que era más de 80 por 100.000 en 1993, es de 16,7 por 100.000 en la actualidad.
Las ganancias no se sostienen en Cali, sin embargo. Alcaldes después de Guerrero desmantelaron casi todo el programa. La tasa de homicidios se subió otra vez.
Pero Guerrero es una vez más el alcalde de Cali, y una vez más, la tasa de homicidios está cayendo. Este año se está en camino de caer más de un 30 por ciento, lo que lo pondría en menos de 60 por 100.000.
"La violencia hoy en día es completamente diferente de lo que era durante el primer periodo", dijo Felipe Montoya, quien dirige Desepaz. "Ahora es el crimen organizado". Pero la estrategia de Guerrero todavía funciona porque no es una política, es un proceso: La pieza importante es recoger y utilizar los datos para diseñar el enfoque.
Cali todavía cierra los bares temprano (a las 3:00 a.m.) en las noches peligrosas, y ha vuelto a traer restricciones a las armas y los toques de queda en los barrios afectados. La ciudad todavía trabaja ampliamente en esos barrios, sobre todo con los jóvenes - "hemos aprendido que tenemos que permanecer mucho tiempo", dijo Guerrero. Sin embargo, dijo que esta vez la clave es que Cali ha recibido mucha ayuda del gobierno nacional: cámaras de vigilancia, más policías, más equipo. "Hasta la fecha hemos neutralizado 86 bandas criminales diferentes - la captura de ellos con una prueba suficiente para la condena. Y donde hemos neutralizado las pandillas, los problemas desaparecen".

Tina Rosenberg ganó un Premio Pulitzer por su libro "La tierra encantada: Frente a los fantasmas de Europa después del comunismo . "Ella es una ex editorialista de The Times y autora, más recientemente, de "Únete al Club: Cómo presión de los compañeros puede transformar el mundo "y la historia de espionaje e-libro de la Segunda Guerra Mundial" D para el engaño".