Reconciliación, seguridad y convivencia ciudadana

Palabras del Director Ejecutivo de Asocapitales, Fernando Guzmán Rodríguez, durante la Instalación de la Mesa Técnica Ciudades por la Paz

Marzo 03 de 2016

La Mesa Técnica de discusión Alistándose para la Paz: diálogo urbano y postconflicto, avances y retos de la paz en las Ciudades Capitales" es una inciativa de la Asociación Colombiana de Ciudades Capitales con la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, con apoyo de OIM y USAID

 | Fotografía de:


Bogotá D.C. 2 de septiembre de 2015

En nombre de la Asociación Colombiana de Ciudades Capitales tengo el honor de darles una fraternal bienvenida a este espacio de diálogo, de conversación, construido conjuntamente, que tiene como uno de sus propósitos contextualizar los avances y retos del proceso de La Habana, así como la cada vez más sentida necesidad de incluir de manera contundente a las ciudades como un actor de primer orden, esencial en la construcción de la paz y la estructuración del postconflicto.

Las Ciudades.

En las ciudades capitales de Colombia se concentra el 65% de la población del país, Igualmente y como es recogido en el Documento Conpes 3819/14 sobre el Sistema de Ciudades:
“Las actividades en los centros urbanos han aportado en los últimos 40 años, en promedio, más del 50% del crecimiento del PIB nacional (Banco Mundial, 2010). Actualmente, el 85% del PIB nacional se genera en las ciudades, encontrándose una relación fuerte y positiva entre el nivel de urbanización y la riqueza per cápita de los colombianos.
Las ciudades, además de ser el motor del crecimiento del país, son los lugares por excelencia para la convergencia en la prestación de servicios públicos y sociales.”

Para no redundar en una serie de indicadores y en una caracterización que no sólo es rica y extensa sino que nos es cercana y en sustancia conocida, esta exuberante y porque no también dramática realidad de la ciudad contemporánea, -la cual es un reto de los gobiernos urbanos-, podría resumirse en que las ciudades son el motor del crecimiento y de las múltiples dinámicas socio culturales, políticas y económicas que se despliegan sobre el territorio.

El cual da cuenta de las demandas originadas en sus desequilibrios, de allí la importancia de replantear la relación urbano rural y de concebir dichas dinámicas en el marco de lo regional y del sistema de ciudades, pues son las ciudades las que constituyen las regiones y no al contrario.

De otra parte, la tasa de homicidios en las ciudades capitales ha tenido un comportamiento decreciente en los últimos 15 ó 20 años a pesar de los debates en torno a explicar las razones de esta tendencia, es también ampliamente aceptado que las políticas públicas integrales y de seguridad han contribuido enormemente a reducir uno de los indicadores más relevantes en la manifestación de las violencias.

Así las cosas, la ciudad tiene una relación esencial con la convivencia, pues es el lugar del encuentro con el otro, con el desconocido, es la garante de la realización de los derechos, los deberes y las libertades: de la vida, y esta misma naturaleza le llama a jugar su papel central en la reconciliación, en la construcción de la paz y en abordar los retos del postconflicto.

Pero de manera diferenciada, pues cada una de las ciudades ha tenido y tiene una relación particular con el conflicto y por ende deberá asumirla en la construcción de la paz y la reconciliación, este es un aspecto que debe ser tratado ampliamente y con la importancia que tiene.

Ciudades por La Paz.

El postconflicto hace referencia a un consenso por la no violencia, a la terminación negociada de las confrontaciones del conflicto armado interno y a la búsqueda articulada entre todos los actores de una paz estable y duradera, con equidad y desarrollo.
Ello hace que, en lo que llamamos el postconflicto se refiera a la desactivación de esta manifestación de violencia, la cual de manera endémica salió y entró en las vidas urbanas; claro, de manera diferenciada y permeando otras esferas como la economía, la tenencia y propiedad de la tierra, y la política.

Este diálogo permitirá acordar los enfoques, los propósitos, y la agenda para enfatizar las diferencias; y por lo tanto se hace necesario introducir la reflexión sobre ¿cuál ha sido la relación de cada ciudad, cada territorio con esas violencias? y ¿cuál es en su desactivación concertada? ¿qué significa y qué implica para cada ciudad y su territorio?

Entonces los compromisos a partir de las historias, las memorias y la agenda de las ciudades capitales en Colombia demandan que se permita que lo urbano entré a jugar de manera decidida por La Paz y que la ciudad retome la centralidad como un actor que también dialoga, conversa y es decisivo en una etapa de postconflicto.

Asocapitales consciente de esta realidad y con conciencia de su papel y de la necesidad de buscar el equilibrio territorial del desarrollo; propicia este espacio y anuncia una vez más su compromiso con La Paz y su papel en este esperado postconflicto, a partir de lo que ya se viene haciendo en las ciudades, las acciones que las alcaldías adelantan en temas comunes a ellas y cuya continuidad y fortalecimiento es una primera opción a considerar y garantizar.

Igualmente, es esencial contar con un marco institucional, cuyo primer paso ya lo ha dado Asocapitales al acordar y presentar al Gobierno Nacional el proyecto de régimen especial para las ciudades capitales de Colombia, con el cual se propone avanzar en la descentralización; institución que hace parte esencial del ideario político de la nación y que en el postconflicto se puede erigir -desde el punto de vista territorial- como un claro instrumento de paz, cuyo diseño institucional permita avanzar y facilitar esta desactivación de las violencias.

Finalmente, quiero reiterar que una de los aspectos principales del rol de la ciudad en el postconflicto está en la reconciliación, pues actualmente lo urbano es el espacio dinámico de las interacciones, los intercambios y su intensificación: generándose así la necesidad de una convivencia de doble vía: por un lado promovida por el estado local con una institucionalidad efectiva; y por el otro, la sociedad fortalecida en sus opciones de porvenir, de planear su vida y de lograr hacer algo de ello en medio de las diferencias y con la generación de oportunidades para cada uno.

Nuestro compromiso ratificado ayer en la ciudad de Medellín, en el marco del encuentro internacional Cities For Life es a crear y a planificar ciudades para la vida, ciudades donde el espacio público sea un lugar de aprendizaje mutuo.
Reafirmemos el papel protagónico de las ciudades en el camino hacia la paz y la reconciliación.
Gracias!

Fernando Guzmán Rodríguez
Director Ejecutivo
Asocapitales